¿Que Sabes De Los Radicales Libres?

¿QUÉ SABEMOS DE LOS RADICALES LIBRES?

Desde hace unos cuantos años hay un tema que se ha mantenido en boga en el campo de la salud y el bienestar: el de los radicales libres. Pero ¿qué tanto sabemos de ellos? ¿De dónde vienen? ¿cómo se originan? Todas estas interrogantes me las planteaba luego de visitar una de esas famosas cadenas de farmacias en la que una chica promocionaba un producto con efecto antioxidante. Quise indagar qué tanto sabía la promotora sobre los radicales libres que mencionaba en su charla y su respuesta fue: “son sustancias malas”.

Y sí, realmente lo son pero, profundicemos un poco más en el tema. El cuerpo humano es una máquina en la que se producen innumerables reacciones químicas. Del oxígeno que alcanzamos por medio de la respiración y de los nutrientes de los alimentos, obtenemos, a través de un complejo procesamiento, la materia prima que necesitamos para funcionar, crecer y reponer tejidos. Como es de esperar, estos procesos también generan residuos que, si no son neutralizados y eliminados a tiempo, pueden causar daños acumulativos en nuestro organismo.


Los radicales libres se forman de manera natural como producto del metabolismo de nuestro cuerpo. Son moléculas que han perdido electrones lo que las hace inestables, agresivas y con tendencia a “robar” electrones para recuperar su estabilidad. Este “robo” de electrones se extiende de molécula a molécula, aumentando el numero de radicales libres a través de lo que se denomina reacciones de oxidación.

Estos “ladrones de electrones” están implicados de manera directa o indirecta en gran cantidad de patologías que afectan a la población actual. Podemos nombrar el Alzheimer, la osteoporosis, trastornos metabólicos como la diabetes, cáncer y la aceleración del proceso de envejecimiento. Y aún hay más. Los radicales libres oxidan el LDL colesterol (colesterol malo) el cual se adhiere con mayor facilidad a las paredes de las arterias contribuyendo así a la formación de placas de arterioesclerosis. Mientras mayor sean los daños, mayor las probabilidades de sufrir eventos isquémicos cardíacos como el infarto del miocardio.

radicales-libresClaro, el organismo también cuenta con moléculas llamadas antioxidantes que bloquean la acción de los radicales libres. Y ¿de dónde salen estas moléculas? Las obtenemos del consumo de ciertos alimentos que las contienen tales como el chocolate, el vino, el ajo, las frutas y otros vegetales. ¿Cómo funcionan? Los antioxidantes, sin perder su estabilidad química, son capaces de ceder a los radicales libres un electrón haciéndolos nuevamente estables y por lo tanto bloquean su efecto perjudicial.

Es por ello que es fundamental el establecimiento de un equilibrio entre la producción de radicales libres y el consumo de alimentos ricos en antioxidantes. No podemos evitar su producción pero sí disminuirla mediante la modificación de ciertos factores y hábitos. Dejar de fumar, evitar la exposición a ciertas radiaciones (como los rayos UV en exposiciones prolongadas al sol), el estrés, evitar zonas de alta contaminación (grandes urbes, zonas industriales) puede contribuir a una menor producción de radicales libres.

Pero no todo queda allí. Si bien es cierto que el organismo genera de manera natural sus propios antioxidantes, también debemos contribuir con una dieta rica en ellos para ayudar a contrarrestar el efecto de los radicales libres.

Síguenos:
También puedes seguirnos en el Blog
Inscríbete en la parte inferior derecha

Anuncios

Deja tus preguntas o comentarios!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s