Cómo Sobrevivir a Las Fiestas Obteniendo Buena Salud

Fiestas es sinónimo de comer más. Bueno, a veces no se puede evitar porque o los familiares o los amigos invitan aquí y allá, y uno recibe gente, etc. Una tentación para sumar grasas malas. Por lo tanto, lea bien este Manual de Autoayuda:

1. Nada más levantarse, beba un vaso de agua. Es una manera de eliminar las toxinas, de depurar el organismo y de preparar el sistema digestivo. Antes de desayunar, otro vaso más de agua: un estudio de la Clínica Universitaria Charité, de Berlín (Alemania) ha demostrado que beber sí favorece el adelgazamiento cuando se hace una buena dieta porque acelera el metabolismo y aporta sensación de saciedad.

2. Recordar que durante el día, entre horas, una fruta. Es otra manera de conseguir agua para tu piel. También vitaminas en estado puro.

3. En el desayuno, 3 o 4 nueces: es una buena ración de vitamina E y ácidos grasos esenciales. Es el alimento perfecto para cuidar la piel. Otra opción es añadir un puñado de pipas o semillas de girasol (sin freír ni tostar, al natural) a sus ensaladas. No exagerar.

4. Aumentar la cantidad de verduras que ingiere en semana. Si lo hace entre 7 y 10 días antes de que comiencen las fiestas, será bueno en términos de vitamina A, que ayuda a renovar las células epidérmicas– y reduciendo el valor calórico de lo que consumas. No estaría mal aderezarlas con 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.

5. Añadir 1 cucharadita de levadura de cerveza a sus zumos naturales o yogures. Es bueno en términos de ácido pantoténico (vitamina B5), quen ayuda a bajar el colesterol y a controlar el estrés, además que ayuda a la piel.

Trucos digestivos

El propósito, ya iniciada la celebración navideña, es no desestabilizar demasiado al organismo ni el peso.

6. Espolvorear la comida, ya en su plato, con un poco de jengibre porque acelera la digestión. Incluso puedes dejar un bol con el polvo de jengibre en la mesa (o la raíz con un pequeño rayador) por si sus comensales también quieren apuntarse a este pequeño truco oriental. Pero tener en cuenta que no deben tomarlo embarazadas ni las mujeres que dan el pecho ni los diabéticos ni quienes sufren sangrados frecuentes o tienen alteraciones cardiacas serias.

7. Otro truco digestivo: servir un mini sorbete de limón y menta o de mandarina. Sus comensales lo agradecerán y su estómago también. Recordar ni agregar ni mucho azúcar ni licor para conservar su efecto digestivo.

8. De postre, piña/ananá o papaya. Si el plato principal ha sido a base de carne roja, la piña/ananá –por su contenido en bromelina– y la papaya por su papaína ayudarán a que Ud. digiera mucho mejor esas proteínas y que no tenga que soportar una pesadez estomacal.

9. Una infusión de tomillo o de boldo es mejor que el café. Tienen un efecto beneficioso sobre el hígado y las vías biliares, y ayudan a que el organismo asimile el exceso de grasa de las típicas comidas navideñas.

10. No salte ninguna comida. Si lo hace, en lugar de controlar el hambre llegará con más apetito a la siguiente cita. Beber una infusión y un par de galletas integrales ligeras; una manzana y un yogur o un puñado de frutos secos permite conservar la regularidad y no pasar hambre.

Luego de las fiestas, consejos para “depurar”

11. No comer el sobrante de las fiestas. Esa acción puede engordarlo todo lo que ahorró antes. Así que congele en raciones pequeñas todo aquello que sea posible. Ya se verá qué y cuándo.

12. De primer plato al mediodía, un caldo depurativo: apio, nabo, col, perejil, alcachofa/alcaucil, cebolla y/o puerro. Si lo sazona, ojo con la sal porque el sodio eliminaría todo su poder diurético. ALCAUCIL

13. Las alcachofas/alcauciles deben estar muy presentes en los días depurativos. Al vapor o al horno, comer varias veces en semana porque muchos de sus componentes ayudan a “limpiar” el hígado.

14. Olvidar los fritos. Como 2do. plato, o carnes blancas o pescados magros, ya sea al vapor o a la plancha o al horno. La técnica del papillote (envuelto en su jugo con papel de aluminio) es una magnífica manera de cocinar los alimentos sin añadir grasas y respetando su sabor.

15. Añadir 1 cucharadita de semillas de lino a sus yogures naturales. Ayudará a regular su tránsito intestinal y, al mismo tiempo, proporcionará a su organismo algunas sustancias muy necesarias para superar los excesos.

16. Beber infusiones de diente de león. Es una planta especialmente diurética. Además, ayuda a vencer el estreñimiento y activa el funcionamiento del hígado. Contraindicación: No recurra a este bebraje si tiene problemas de vesícula u oclusión intestinal.

17. Recuperando la memoria o marcando la cancha con algunas reglas:

> Para quemar grasas adecuadamente, es decir, aquella que se encuentra almacenadas en el tejido adiposo, es importante tener los niveles de insulina moderados. Cuando la hormona está elevada, se inhibe la liberación de grasas almacenadas. La producción de insulina debe regularse a través de una dieta supervisada por un especialista para que la actividad física logre su propósito.

> La insulina se regula a través del consumo de alimentos en conjunto. La fruta no debe comerse sola, porque desencadena el aumento de insulina, debe ir acompañada de una proteína, por ejemplo: dos cucharadas de gelatina y grasas saludables como las nueces.

> El aceite de pescado, que contiene Omega 3, aumenta la capacidad del cuerpo de liberar energía a través de los depósitos de grasa.

sandwich con palta> Es recomendable consumir un pequeño refrigerio 15 minutos antes de iniciar cualquier actividad física si es que elige retomar el gimnasio o un equivalente. Un sandwich con pan integral, lechuga, tomate, palta/aguacate y queso es una buena opción.

18. Buena oportunidad para revisar la alimentación cotidiana. Durante 3 o 4 días hacer una lista de lo que consume, para así tener una idea del punto de arranque. Anotar qué cantidad come habitualmente y a qué hora lo hace: un diario de comida. Luego, marcar en su lista todos los cambios que desea hacer, qué porciones reducir, qué alimentos cambiar, etc. De ahora en más, cada tanto vuelva a hacer la lista y compárela con las anteriores.

19. Comience por reducir sus porciones. Luego ir cambiando lentamente los alimentos poco saludables por sus versiones sanas. Recuerde ir haciendo cambios graduales y manejables.

20. Si tiene que comer algo entre comidas, busque algo nutritivo y bajo en calorías:

> Una banana, manzana u otra fruta.
> Un vaso de jugo de frutas con algunas galletas integrales.
> Cereales secos o barras de cereales bajas en calorías.
> Un puñado de nueces o maníes.

21. No lo olvide: Para que nuestro cuerpo se encuentre bien alimentado, necesitamos una variedad de nutrientes, muchos de ellos esenciales, así que es bueno que los ingiera todos, aunque sea en pequeñas proporciones.

Por ejemplo:

> Pan y productos de granos integrales,
> Frutas y vegetales,
> Productos lácteos,
> Carne y pescados,
> Comida rica en fibras.

Sería aconsejable que consulte a un medico para que le oriente sobre cuántas calorías comer por día.

Mini-Banner-Sanki

20. Cuidado con el azúcar. No agregue más azúcar. Y lea las etiquetas para saber las cantidades de azúcar que tiene cada producto. no azucar

21. Volvemos al comienzo: beber mucha agua.

Por favor, no sustituya al agua por alcohol, bebidas azucaradas o otras bebidas. El alcohol aporta calorías sin valor nutricional alguno. Además, existen problemas de salud asociados a la ingesta de alcohol. Una cerveza, un vaso de vino o uno de vodka tienen cerca de 100 calorías cada uno. Recuerde los beneficios del agua: hace perder peso y deshincha.

22. Y un plus, para cerrar: 5 reglas para evitar la obesidad en cualquier edad:

> Consuma más verduras, legumbres y frutas que las que consume hoy día.

> Evite refrescos y otras bebidas azucaradas como café o té saborizado y endulzado, jugos envasados, bebidas “energizantes” o aguas frescas.

> Si come en la calle, busque opciones más sanas, no se entregue a las harinas, el azúcar y las grasas.

> Muévase más, camine, corra, suba las escaleras, baile, vaya al gimnasio, asista a actividades físicas programadas.

> Descanse lo suficiente, cada organismo es diferente; sin embargo, la mayoría necesita entre 6 y 8 horas para dormir, descansar y mantener el equilibrio.

Muy probablemente podrá vencer así no sólo las fiestas de fin de año y comienzo de año sino también las Pascuas y otras: no olvide que vive en un país con 25 fines de semana largos por año.

Fuente: JuntosBien.org

Síguenos: icono-facebook icono-twitter youtube_logo
También puedes seguirnos en el Blog
Inscríbete en la parte inferior derecha

https://saludynegociosenred.com/

 

Anuncios

Deja tus preguntas o comentarios!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s